/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 22 Oct 2017 - 15:40

DESCARGAR
Edición Impresa

55 veces ¡ahora!
13 de diciembre de 2003
Sin pianos de testigos

Leer más...Para conocer a Frank hay que verlo sin Frac. Es la única manera de llegar a ese humano sencillo y real, que se confiesa elegido por su instrumento. Al hombre que no ve en la posteridad razón de vida, ni pierde el tiempo buscando su mejor perfil ante la cámara.
Luego, ya no te será posible dejar de admirar a esa persona privilegiada, al niño que descubrió el rigor de la escena a los siete años, al muchacho que le negaron estudios en el Amadeo Roldán porque carecía de nivel suficiente...

Sábado 15 de mayo del 1999
La mala más buena del mundo

Leer más...Fue la primera Santa Camila de La Habana Vieja. Lleva 46 años en la escena y ha logrado personajes inolvidables en el teatro, la televisión y el cine. Conquistó al público cubano con la malvada Doña Teresa y regresó a Holguín con un personaje diferente, la Sofía melodramática y divertida de la comedia sentimental “El último bolero”, del grupo Trotamundos, que ella dirige. Verónica Lynn es una actriz de carácter, pero es también, como la bautizó un guajiro pinareño:

LA MALA MÁS BUENA DEL MUNDO

21 de septiembre de 2002
“Hoy tu dolor es mío”

Leer más...Le confiesa desde su injusto cautiverio Ramón Labañino a Nancy Pavón, una de las víctimas de la agresión mercenaria a Boca de Samá.

29 de febrero de 1992
Desagradable pero necesario

Leer más...Apestoso como pocos, motivo de burlas y discriminación, y rara vez justamente bien valorado, es el útil e insustituible trabajo de un pequeño grupo de hombres que labora en contacto directo con algo que se considera sinónimo de lo último de la sociedad: la mierda.

Sábado, 25 de enero de 1992
Con enterrador de la comarca

Leer más...Almas desconsoladas, corazones rotos de dolor y una tristeza infinita es lo que queda para muchos luego de la realización de un trabajo que no recibe muestras de agradecimiento y casi nadie desea desempeñar, a pesar de ser imprescindible para la sociedad tan singular función: el sepulturero.