/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 19 Nov 2017 - 17:47

DESCARGAR
Edición Impresa

Sábado, 5 de enero de 1974
Cómo se desarrolló la exitosa operación de las niñas siamesas en el hospital “Lenin”

Fotos: Raciel, Tolosa y NodalesLos relojes marcaban las doce de la noche del lunes veinticuatro de diciembre… se iniciaba en el hospital provincial docente “Vladimir Ilich Lenin”, de Holguín, una de las intervenciones quirúrgicas de mayor importancia en toda la historia de la medicina en Cuba: la separación de Mayelín y Maylín, dos niñas siamesas nacidas en la ciudad de Victoria de las Tunas, en Oriente.

Mayelín y Mailín cuando eran trasladadas para el salón de operaciones del hospital "Lenin"Una semana antes, Adelina Quesada, de 33 años y con cuatro hijos más, traía a la nueva sociedad en el hospital materno de Victoria de las Tunas, a sus hijitas quinta y sexta, con un peso al nacer de 6 libras cada una.

El nacimiento de las dos niñas, asistidas directamente por la pediatra Clara Visquet y el cirujano Hernández Ojito, ambos de Tunas, fue comunicado inmediatamente al hospital provincial “Vladimir Ilich Lenin”, de donde se siguió diariamente el estado de las criaturas.
El sábado veintidós fueron trasladadas al hospital de Holguín, centro donde se organizó rápidamente un equipo de especialistas dirigidos por el doctor Rafael Vázquez Fernández, como cirujano; el pediatra, Félix Álvarez; el doctor Norberto Rodríguez, hematólogo y la doctora Pura Avilés, anestesióloga.

Este equipo médico orientó todos los estudios a realizar a las niñas; se concentró el mayor trabajo en las pruebas hematológicas y genéticas, el análisis clínico y radiológico del aparato respiratorio y cardiovascular, así como el digestivo y urinario.

Una vez concluidos los estudios clínicos y de laboratorios, los galenos concluyeron que la operación para separar a las siamesas era factible y que además, se debía realizar rápidamente pues una de las niñas se desarrollaba más que la otra y esto repercutía desfavorablemente en las criaturas.

La doctora Pura Avilés, organizó el equipo de anestesistas que debía trabajar con ella, como la doctora Delfina Torriente y las técnicas Mayra Toirac y Olga Rivera.

DOS QUIPOS QUIRÚRGICOS

En los preparativos para la intervención, el doctor Vázquez Fernández, profesor de cirugía de la Escuela de Medicina de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Oriente y jefe de ese servicio en el hospital “Lenin”, organizó dos equipos quirúrgicos: el primero estuvo integrado por el mismo y por los doctores Hernández Ojito y Francisco Viamonte. Este grupo de científicos tuvo la responsabilidad máxima de iniciar la operación, separando a Mayelín y Maylín.

El segundo equipo de cirujanos, compuesto por los doctores José Cabrera, Iván Velázquez y José Abadía, tuvo en sus manos una de las niñas ya separada, a la que le hicieron la reparación de la pared abdominal.

OPERACIÓN

siamesas_3.jpg“…El inicio de la operación fue el momento más emocionante para todos nosotros, aunque sabíamos la alta responsabilidad que nos habían depositado”, dijo el profesor Vásquez Fernández, al ser entrevistado para la prensa.

siamesas_5.jpg“En los primeros pasos que ejecutamos –prosiguió Vázquez Fernández – tuvimos tres momentos técnicamente peligroso; el primero fue, al abrir la cavidad abdominal, comprobar la existencia de un hígado común; el segundo, seccionar el hígado en dos partes simétricas en pleno tejido hepático y el tercero, al seccionar en la apéndicis sifoide, el peligro de penetrar en la cavidad toráxica. Todo se realizó con éxito.”

La operación duró aproximadamente dos horas. Las niñas están en perfecto estado de salud, ingresadas en la sala de prematuros del hospital “Lenin”, donde ya reciben la lactancia materna.

LA ATENCIÓN

Para la atención directa de Mayelín y Maylín, en la sala de prematuros se crearon todas las condiciones ambientales y se escogió el personal de enfermería, así como la auxiliar general para el seguimiento postoperatorio de las niñas.

UNA MADRE FELIZ

Adelina contempla a sus hijas satisfecha del trabajo realizado por el equipo médico, parte del cual aparece en la fotoAdelina Quesada, es una madre feliz y expresa: “Tuve siempre confianza en la ciencia, sabía que los médicos harían lo que han hecho; yo conocía que serían mellizas, pero ignoraba que mis niñas nacieran unidas, eso me asombró. Gracias a los recursos con que cuenta hoy nuestro pueblo, puedo tener yo mis hijas como dos niñas normales”.

Concluyó Adelina diciendo: “Estoy completamente bien de salud, tanto en el hospital de Tunas como en el de Holguín, el trato que me han brindado ha sido el mejor por parte de todo el personal. Ahora solo espero el alta de mis niñitas.”

SOBRE LOS SIAMESES

Página del 5 de enero de 1974 Acontecimiento como este, no había ocurrido en Cuba y hasta el momento no se han reportado casos en ningún país de América Latina.

En Europa y América del Norte, sí se han reportado casos de siameses. Recientemente en Viet Nam del Norte, bajo bombardeos yanquis, se produjo el nacimiento de siameses; la operación se realizó, superviviendo uno de los niños y el otro falleció por una cardiopatía.

Varias operaciones de este tipo se han realizado en los Estados Unidos, pero solo en muy pocos casos se han salvado las dos criaturas.

Hasta el presente aparecen reportados en la literatura 131 siameses y el de Tunas-Holguín hace el número 132. De ellos, solamente 26 y el nuestro, han sido sometidos a tratamiento quirúrgico, con la particularidad de que Mayelín y Maylín están vivas y evolucionan en forma.

La operación de los siameses consiste en la separación de los niños mediante una intervención quirúrgica. Si esta acción no se realiza, los niños pueden crecer normalmente o fallecer uno de ellos y por eso es que se hacen las separaciones.

La historia señala hechos de siameses que vivieron felizmente: las siamesas Biddenden, nacidas en el año 1 100 de nuestra época, en Inglaterra, vivieron 34 años con un solo par de extremidades superiores e inferiores, un solo recto y una vagina. También podemos citar a los hermanos escoceses Scottish, que vivieron durante 22 años durante el siglo XV, unidos de la cintura para abajo.

Las gemelas unidas más famosas en tiempos pasados, fueron las hermanas húngaras, nacidas en Szoray en 1701, estaban unidas por la espalda, a nivel de la región lumbar. El más reciente y mejor conocido par de gemelos, fue el de Chang y Eng-Becoker, de Siam, nacidos en 1811 y que pasaron la mayor parte de su vida en los Estados Unidos.
 


AddThis Social Bookmark Button