Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mar, 12 Dic 2017 - 22:56

DESCARGAR
Edición Impresa

Holguín a los pies de Omara Portuondo (+ Fotos y Video)

Fotos: Juan Pablo CarrerasHabía dicho con antelación que necesitaba sobre el escenario, para sus músicos, apenas tres atriles, una o dos banquetas y cuatro sillas (sin brazos). Mas, sobre las tablas del “Suñol”, Omara Portuondo Peláez, la diva del Buena Vista Social Club, puso también dos de sus alhajas: la voz – trepidante unas veces, pausada otras–, y un carisma tan cubanísimo como la enseña nacional que cubría la percusión. Ataviada con tales atributos, la artista logró estremecer la sensibilidad de los holguineros que este jueves repletaron el teatro.

Muchos asistieron para comprobar si a estas alturas no era un “truco de grabación” el espectro vocal de la Portuondo. Y para suerte de Cuba y placer de los concurrentes, a sus 86 años, la novia del feeling demostró que sigue siendo la diva de siempre, con una madurez que eriza a cualquiera. Lo mismo sentada en el “trono” (lo usó menos de lo previsto) que tirando un pasillo, alzándose el falso del vestido, moviendo las caderas y hasta “bajando al piso”, Omara nos dejó pasmados por su entusiasmo.

La sala Raúl Camayd fue testigo de una suerte de homenaje musical a importantes figuras de la cultura cubana, como Rita Montaner, María Teresa Vera, Juanito Márquez, Luis Carbonell y Juan Formel, entre otros. La artista “reverdeció” temas infaltables en el pentagrama sonoro cubano, como el clásico “Lo que me queda por vivir”. Todo para evocar tiempos pretéritos –que resultan inolvidables– y mostrar a una Omara feliz, bromista y plena, esta vez junto al destacado laudista Barbarito Torres.

No fue casual que la renombrada intérprete se hiciera acompañar, además, de talentos noveles como Rolando Luna, Ángel Gastón Joya, Andrés Coayo y Juan Hernández Escobar. Para ratificar su fe en los jóvenes, les dejó hacer, les dio protagonismo y pidió aplausos para cada una de sus ejecuciones en este concertazo a corazón abierto, que le arrancó lágrimas a la diva al cantar “La última noche”, mientras el público la premiaba con su cariño.

Fueron emotivos también los versos en décima que le dedicó el poeta Ronel Gonzalez, y su “mano a mano” con nuestra Gladys María, a quien acompañó con delicadeza, adecuándose a su tempo, logrando el empaste de sus voces y tonos.

Tras más de hora y media de concierto, sin señales visibles de cansancio, la cantante se permitió preguntar: “Todavía no se tienen que ir, ¿verdad?”. Desde el público, entonces, llovieron los pedidos, y ella regaló “La maza”, en una interpretación magnífica.

De pie, todo el mundo aplaudió los reconocimientos que le entregaron diversas instituciones de la provincia; entre ellos, la distinción de Hija Ilustre de la Ciudad de Holguín.

Lo que no sabe la mayoría es que, detrás del telón, Omara continuó cantando a dúo con Diasmany Ramírez, uno de los concursantes holguineros de Sonando en Cuba, y se tomó fotos con todo aquel que se lo pidió; quizá porque, como ella misma aseguró a este semanario, siente un cariño inmenso por esta ciudad. Esa debe ser la razón por la cual prometió no demorar su regreso, al despedirse, una vez más, con Holguín a sus pies.

omara_holguin-02_.jpgomara_holguin-03_.jpgomara_holguin-04_.jpgomara_holguin-06_.jpgomara_holguin-07_.jpgomara_holguin-05_.jpg

yuriopinion.jpgorestesopiniono.jpggastonopinion.jpg


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.