Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 19 Nov 2017 - 17:47

DESCARGAR
Edición Impresa

Historias junto al gigante

El periodista Rodobaldo Martínez sostiene que Fidel daba lecciones en cada diálogo./ Fotos: Cortesía de los entrevistadosGracias a las exigencias de su profesión, Rodobaldo Martínez Pérez, periodista de este semanario y quien fuera su director por 21 años, tuvo la posibilidad de compartir en más de 20 ocasiones con el Comandante en Jefe. El primero de esos inolvidables encuentros sucedió el 27 de julio de 1977 durante la inauguración de la Fábrica de Combinadas Cañeras.

“En aquella oportunidad primicial junto al Comandante recuerdo cada una de sus palabras dedicadas al progreso de la industria cañera y sus proyectos en Holguín. Asimilé en la práctica un concepto teórico aprendido en la academia: La prominencia de la información depende mucho del talento de quien la protagoniza”, rememora.

“Fidel daba lecciones en cada diálogo, bastaba interiorizar su pensamiento para tener todo un diseño sobre desarrollo territorial, zafra, cultura, educación, salud o turismo. Era audaz, inquisidor, ávido de conocimientos, antidogmático y con una increíble capacidad de previsión”.

Entre las tantas oportunidades que tuvo Rodobaldo para apreciar la talla humana y política del Líder Histórico de la Revolución, resaltan los momentos vividos durante el VII Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), en 1999, y los posteriores Plenos de esa organización. Cuenta que “esos espacios de conversaciones entre Fidel y los periodistas fueron verdaderas lecciones de sabiduría. El Comandante se autotituló miembro activo de nuestras filas, nos dijo: Me gusta el oficio, de verdad… Ténganme por uno de ustedes”.

Pero el instante más preciado que evoca este reportero sucedió un día del año 2002, cuando el Comandante visitó algunos objetivos económicos y sociales de la provincia. En aquella ocasión, Rodobaldo tuvo el honor de estrecharle la mano y agradecerle por los estímulos que él y otros periodistas del país habían recibido en reconocimiento a su trayectoria laboral, a lo que Fidel respondió con su humildad de siempre: “Soy yo quien estoy agradecido de ustedes”.

Julio Méndez, presidente de la Uneac en Holguín, asegura que nunca pensó tener tantas fotos con el Comandante.Quién le iba a decir al guajirito del antiguo central Santa Ausa, el que solo conocía de los olores y pitos de la fábrica de azúcar y de sabores de caña, que tendría una foto con Fidel. Una no, “una pila” que hoy Julio Méndez, presidente de la Unión Nacional de Artistas y Escritores de Cuba (Uneac) en Holguín, exhibe orgulloso en una pared “completica” de su casa.

Salió del monte a estudiar en La Habana para “tranquilizar” sus inquietudes artísticas hasta convertirse en uno de los primeros instructores de arte graduados por la Revolución.

“Años después ingresé a la Uneac y como artista de la plástica trabajé en la ambientación de la Escuela Formadora de Trabajadores Sociales. En la inauguración del centro, el 21 de octubre del 2001, tuve la primera oportunidad de estar con Fidel.

“Ese día me dicen: `Tú vas a recibir a Fidel´. El Comandante entra en el carro y yo no levantaba la cabeza, porque estaba nervioso. Se abre la puerta y veo la bota con su verde olivo. Cuando se levantó, ahí se me cayó el mundo. Me presentaron, me dio la mano y yo ahí, preguntándome: ¿qué hago ahora?.

“García Márquez dijo una cosa lindísima, que cuando llegaba Fidel, se robaba todo el oxígeno. Evidentemente, cuando él se paró, se robó todo el oxígeno, pero me echó deprisa la mano en el hombro, porque notó mi estado, y me dijo: `No te preocupes, sé como tú eres´.

“Después tuve otras oportunidades de intercambiar con Fidel cuando regresó en 2002 para visitar la Plaza de la Marqueta y en 2003 para la inauguración del Hotel Pesquero.

“Tengo este sentimiento de orgullo por las fotografías donde he estado con el Comandante. Realmente nunca busqué tener una foto con él. Las oportunidades se dieron por el trabajo. Esa es la historia de este agradecido”.

Para Yordanis Rodríguez, periodista de Telecristal, conversar con Fidel, “es lo más lindo que me ha sucedido y sucederá en mi vida”.Yordanis Rodríguez Laurencio, periodista del sistema informativo de la televisión provincial, Telecristal comenta acerca de sus impresiones el día que conoció a Fidel personalmente:

“En el año 1996 Holguín fue sede del acto nacional por el 26 de Julio y participé en el elenco artístico. Tenía 10 años. Al terminar, Fidel pregunta por el niño que había declamado. En el salón de protocolo, Jorge Luis Sierra, en aquel entonces primer secretario del Partido en la provincia, me presenta al Comandante y entablamos una conversación.

“En ese momento corría la atleta cubana Ana Fidelia Quirot y comenzó a hablar del deporte, y me preguntó: bueno ¿que tú quieres ser cuando seas grande? Le respondí: Yo quiero ser periodista.

Hasta ese momento hacía radio y era declamador en actos. Este encuentro fue un impulso para lograr mi sueño. Fue muy lindo. Fidel tenía una espiritualidad y energía positiva inigualable. Su mirada era muy penetrante. Yo lo miraba mientras declamaba y me puse tan nervioso en el escenario que me emocioné, también por tenerlo tan cerca así. Pude estrechar sus manos, unas manos rosadas.

Conversar con uno de los hombres más grandes que ha parido la humanidad y después recorrer su sitio natal y hablar con quienes lo conocieron, es lo más lindo que me ha sucedido y sucederá en mi vida.
En la misión en Bolivia tuve el privilegio de conversar con el presidente Evo Morales, en ocasión del cumpleaños del Comandante a quien tanto admira.

Y que contradicciones tiene la vida. El niño aquel, al que Fidel le dio tantos buenos consejos en aquel momento se convirtió en periodista y le tocó vivir una de las coberturas más tristes en el que el protagonista era el hombre que soñó y logró conocer. Eso me motivó a escribir una crónica.

El destacado científico holguinero Luis Velázquez, tuvo la oportunidad de compartir en varias ocasiones con el Comandante.En muchas ocasiones el destacado científico Luis Velázquez Pérez tuvo la oportunidad de compartir directamente con Fidel. Todas las mantiene vivas en su mente, aunque algunas tienen singular importancia en su vida profesional y de acucioso investigador.

En 1998 estuvo frente a él: “Fue en la entrega de reconocimientos del Fórum Nacional de Ciencia y Técnica. Había ganado Premio Relevante por una investigación con descendientes con riesgo de ataxia hereditaria autonómica dominante”.

Fidel mostró especial interés por los más mínimos detalles del estudio de
esta enfermedad. “Comentó que estábamos al comienzo de una etapa muy importante para las investigaciones de las ataxias e hiciéramos todo en función del bienestar del paciente y prometió apoyo del país. Y lo cumplió”.

En tanto, en la provincia se creaba el Centro para la Investigación y Rehabilitación de Ataxias Hereditarias (CIRAH) con un nuevo y espacioso local y los profesionales continuaban su preparación. Hoy, el CIRAH es un sueño cumplido de Fidel, y así lo avalan sus importantes resultados científicos.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.