Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Jue, 19 Oct 2017 - 15:57

DESCARGAR
Edición Impresa

En cada costa de Holguín un comité (+ Fotos)

En El Capiro, la población apreció el ejercicio práctico de detección de recalo./ Fotos: Del autorSetenta años tiene José Ramón Ricardo. Y los aparenta en verdad. El sol ha sido inclemente con él. Se le nota en su piel castigada. Algo lógico si donde vive, en Guayacanes – en Banes – el mar se deja ver a seis kilómetros. Se considera campesino y vigilante: las faenas agrícolas o carboneras las ha alternado con noches de desvelo custodiando las costas.

No tiene cuando acabar, mientras relata los sucesos derivados de su incorporación al destacamento Mirando al Mar, ora rescatando haitianos, ora encontrando recalos, ora impidiendo salidas ilegales… Su único terror eran los jejenes y la “mosquitera”, porque se iba bien armado y a la nocturnidad ya le había cogido la vuelta.

Su primo hermano José Ramón lo relevó en la tarea de defender el litoral, y aunque ahora no son tiempos de bandidos ametrallando Boca de Samá, grandes alijos de drogas o masivos abandonos de la Isla, la guardia se mantiene en alto, como siempre han pretendido nuestros Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y las Tropas Guardafronteras, que realizaron esta semana la XII Operación Conjunta de revitalización de estos destacamentos en los siete municipios costeros del territorio.

Todo empezó el lunes pasado, al impartirse un Seminario en la Jefatura de Tropas Guardafronteras, con los secretarios de Vigilancia, Prevención e Ideológicos, coordinadores, jefes de destacamentos y jóvenes. Además, se efectuaron ejercicios prácticos, intercambio con integrantes de esos grupos de detección y enfrentamiento, y la entrega de estímulos a los más sobresalientes, entre otras actividades.

Para Zoraya Igarza, coordinadora provincial de los CDR, este “tipo de ejercicios tiene mucha importancia, porque, desde que se crearon los Comités, estos defienden la Revolución y trabajan conjuntamente con otras organizaciones que cumplen igual tarea. Los destacamentos Mirando al Mar están compuestos por todos aquellos cederistas que, de forma voluntaria, pasan noches resguardando la tranquilidad ciudadana. Las 24 horas del día, ellos y los compañeros guardafronteras nos protegen”.

El teniente coronel Iván Fundora habla de las características nororientales: “Esta es una de las zonas que más se afecta, atendiendo a las corrientes marinas y el tránsito de lanchas rápidas con destino a EE.UU., desde las cuales, al ser interceptadas, sus tripulantes empiezan a deshacerse de la droga. Hemos tenido, en lo que va de 2017, recalos aislados, en su mayoría detectados por los destacamentos y asegurados conjuntamente con los servicios operativos.

“Este personal, que residen en bordes costeros o próximos a estos, reciben una preparación sistemática, en función de los nuevos escenarios nacionales e internacionales, y desarrollan actividades de carácter operativo y social, en función de que los estupefacientes no sean introducidos en Cuba. Su apoyo complementa nuestra técnica y la fuerza física, para que no quede ninguna porción costera sin seguridad”, comenta Fundora.

En el presente, existen en Holguín treinta y dos destacamentos Mirando al Mar, cuyos integrantes en su mayoría son hombres, pero también las mujeres se incluyen, como se puede apreciar en El Ramón de Antilla, uno de los puntos inexpugnables que ¡ahora! visitó.

Su lejanía, a 20 kilómetros de la cabecera municipal, conectado por un camino de tierra atestado de cangrejos y marabuzales, pudiera ser indicativo de vulnerabilidad, mas allí los cederistas tienen una tradición de vigilancia que data de los sesenta. A Fernando Sánchez, a sus 87 abriles, no hay quién le quite las ganas de seguir aportando, por lo cual al que enfrenta desde este viernes en esa provincia y definir en el cierre, ratifica que con la gente de El Ramón siempre se podrá contar.

En El Capiro antillano, se toman muy en serio lo de dirigir la vista al mar, ya que hasta los niños tienen sus agrupaciones. Realizan un ejercicio práctico de recalo con mucha destreza, al lado de un muelle de madera donde fondean varios botes. Los vecinos salen a apreciar la maniobra, para que les sirva de experiencia.

Cae la tarde en Guayacanes, mientras el estomatólogo de Tropas Guardafronteras realiza algunas extracciones y se prestan otros servicios médicos. Ya ha dejado de llover fuerte, por la retirada de la vaguada de esta semana. Se entregan carnés que convierten a los más jóvenes en nuevos miembros. Les tocará a ellos “morder” los diente de perro y caminar sobre la arena, aguzando la vista hacia las olas, contándolas, vigilándolas…

Servicios médicos y estomatológicos se prestaron en El Ramón y Guayacanes.

Mirando-al-mar-4.jpgMirando-al-mar-3.jpg


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.