Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 28 Jun 2017 - 13:07

DESCARGAR
Edición Impresa

Respeto: pilar de la convivencia

respeto.jpgDijo el Benemérito de las Américas, Benito Juárez: “el respeto al derecho ajeno es la paz” y, eso debe aprenderse bien, por quienes vulneran la tranquilidad de los demás e imponen sus actos escandalosos, en franco desafío a la normal convivencia.

Por pedido del doctor Ramírez, esta periodista aborda, nuevamente, el tema de quienes escogen horarios inoportunos, para actividades ruidosas y afectan tanto el descanso como la calma ajenos.

Cuenta una lectora que ante la música tan alta en su cuadra, ella prefiere el servicio de closed caption, en todos los programas de televisión, para poder entender lo que hablan.
Las faltas en el tratamiento a los demás es tan variada que hace la lista interminable: hacer bulla cuando otros duermen, ofender, maltratar, usar, sin autorización, áreas ajenas, llegar tarde a un evento, desatender, hablar alto, no pedir permiso ni saludar, entrar a un lugar sin autorización, vestir inadecuadamente, irrespetar a la misma sociedad…

Hablamos de uno de los valores morales más importantes del ser humano, pues es fundamental para lograr una armoniosa interacción social. Una de las premisas más trascendentales es que para ser reverenciado es necesario saber o aprender a hacerlo, a comprender al otro, a valorar sus intereses y necesidades. En este sentido, ese sentimiento debe ser mutuo y nace de un efecto de reciprocidad.

Respetar no significa estar de acuerdo en todos los ámbitos con otra persona, sino que se trata de no discriminar ni ofender al coterráneo por su forma de vida y sus decisiones, siempre y cuando estas no causen ningún daño, ni afecten o irrespeten a los demás.

Incluye ser tolerante con quienes no piensa igual, no comparten los mismos gustos o intereses o resultan diferente. El querer imponer el criterio es una manera de menospreciar al prójimo, como lo son todos los actos que perjudican en menor o mayor medida la existencia ajena.

De R.G. Risch es: “El respeto es una calle de dos vías, si lo quieres recibir, lo tienes que dar”.

Confucio expresó: “Sin sentimiento de respeto, no hay forma de distinguir los hombres de las bestias”.

Dijo L. Brunschvig: “La impuntualidad es una falta de respeto, no de tiempo”.
De Dale Carnegie es: “Sólo hay un modo de sacar la mejor parte de una discusión: evitarla”.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.