Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mar, 17 Oct 2017 - 11:24

DESCARGAR
Edición Impresa

Por una vida más

cuba_natalidad.jpgAunque en todas las provincias del país existe un sensible descenso en la natalidad, Holguín está entre las que la disminución ha sido superior al 68 por ciento desde 1970 hasta la fecha.

Por ejemplo, 2016 fue el de menor número de nacimientos en este territorio oriental (10 mil 724), aunque paradójicamente clasifique entre las tres de mejores resultados en este indicador en Cuba en ese lapso, solo antecedida por La Habana y Santiago de Cuba, según el Anuario Estadístico de Salud correspondiente a ese año.

Este tema ha sido analizado e investigado por muchos profesionales del Ministerio de Salud Pública y de otras ramas, los que en su mayoría coinciden en afirmar que el freno impuesto hoy a la procreación entre las parejas se debe, entre otras cosas, a “fenómenos como el aplazamiento del parto para anteponer metas y prioridades asociadas con la vida profesional, la emigración de las mujeres en plena edad reproductiva, la necesidad de vivienda que tienen los jóvenes y la situación económica afrontada desde el llamado período especial”.

Pero, en esta problemática una de las cuestiones que más preocupa a especialistas es que cada vez son más las mujeres cubanas y específicamente las holguineras que utilizan la interrupción de embarazo, el aborto, como un método de planificación familiar, a pesar de los riesgos que trae ese proceder médico para las féminas.

Sí, pues, aun cuando el aborto es un servicio institucionalizado en el sistema de Salud cubano, cuya práctica es libre y gratuita para todas las mujeres que lo requieran y se realiza en hospitales y unidades acreditadas para tales efectos por personal capacitado, los especialistas no dejan de alertar sus complicaciones, no tanto de fallecer sino de afectar la reproducción futura, provocar inflamaciones pélvicas frecuentes y otros problemas como la prematuridad.

Muy a pesar de esto, su práctica es utilizada indiscriminadamente y se apela a este proceder invasivo como un procedimiento anticonceptivo, en especial entre las más jóvenes, muchas de las cuales optan por el aborto antes de los métodos anticonceptivos normales a los cuales pueden tener acceso sin ninguna restricción.
Por ejemplo, en 2015 en la provincia fueron realizados 7 mil 160 abortos y más 5 mil regulaciones menstruales, cifras similares se registraron en 2016: 5 mil 770 y 3 mil 837, respectivamente. Si se suman ambas cifras en cada año se percatarán que el resultado total es muy similar al número de nacimientos logrados en el último bienio.

Al reflexionar sobre el tema la doctora Catherine Chibás, jefa del Programa de Atención Materno Infantil (Pami) en Holguín, explicaba que hace más de tres décadas se introducen, paulatinamente, nuevas tecnologías anticonceptivas idóneas para cualquier mujer que quiera evitar o interrumpir un embarazo, siempre a partir de la asesoría de su médico de familia y la consulta de planificación familiar habilitada en cada policlínico del territorio holguinero.

En el intercambio con esos equipos multidisciplinarios de cada área de salud la pareja puede, además, de lograr asesoramiento sobre la planificación familiar en general, conocer cuál de los métodos anticonceptivos le resultará más adecuado, si las píldoras, los dispositivos intrauterinos (DIU), la esterilización femenina y masculina o el preservativo.

Entre los DIU están la T de cobre y el Multiload, que las mujeres pueden utilizar de 10 a 12 años; dentro de las tabletas se encuentran las de emergencia, conocidas también, como la “Píldora de un día después”, la cual se ingiere antes de las 72 horas de haber realizado acto sexual sin protección para evitar el embarazo y el Norgestrel, en el presente a nivel de consultorio para su entrega gratuita.

Otras de las pastillas de ciclos hormonales en la red de farmacias comunitarias aparecen Etinor y Trianol, que no engordan ni hacen bajar de peso o provocan otros cambios, siempre que se consuma la dosis recomendada por el facultativo.

Es entonces la educación sexual desde la familia, escuela y las instituciones sanitarias una necesidad para promover conductas más responsables en las relaciones de pareja, que permitan evitar embarazos no deseados o no planificados que terminan en el aborto y a la vez propiciar el reemplazo generacional tan imprescindible hoy en nuestra sociedad.

Artículos relacionados

Se expende píldoras del día después en farmacias holguineras
 


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.